• Centros Históricos: El auténtico ADN de las ciudades
Antonio Sahady Villanueva, Felipe Gallardo Gastelo

Resumen

La ciudad no dejará de mutar mientras exista: se expande, se
concentra, se densifica, se vacía. Pero es en el centro fundacional donde se pueden advertir los genes de su verdadera identidad. Aun cuando todos los centros históricos occidentales coinciden en ciertos rasgos arquitectónicos y urbanos, independiente de sus coordenadas geográficas, cada uno de ellos carga con un conjunto de huellas esenciales que los hace únicos e irreproducibles.
Cierto es que todas las trazas primitivas de las ciudades
latinoamericanas arrancan del patrón común que imponen los
colonizadores, pero paulatinamente van derivando hacia
modelos particulares que terminan por hacerlas perfectamente
identificables unas de otras. Así, Quito es claramente diferente a La Habana y Bahía guarda una gran distancia con Lima.
Santiago, por su parte, todavía preserva algunos de los atributos que, en su esplendor -a finales del siglo XIX-, otorgaron a su centro histórico algún grado de unidad.
Hoy día las amenazas son múltiples, en tiempos en que la
globalización procura sentar una marca anónima y universal. La
misión de los profesionales responsables de modificar la ciudad –y de incidir en el centro histórico, por lo tanto- es defender sus vestigios originales, que son los que constituyen en definitiva, su verdadero ADN.

Palabras clave

Evolución de la Ciudad, Identidad de los Centros Fundacionales

Texto completo: PDF